Verano 2014: ¿quién entrará en el club de los 1.000 millones de $?

La temporada de blockbusters veraniegos ya ha llegado a Estados Unidos con el estreno este fin de semana de The Amazing Spider-Man 2 y con ello toca pensar cual de todos estos filmes pendientes de estreno sería el candidato a entrar en el club de los 1.000 millones de $ de recaudación mundial.


Las expectativas no siempre son sinónimo de millones de $


La cinta de Sony basada en el personaje de Marvel y que es la secuela de un reboot – algo precipitado para muchos – es a priori una candidata importante aunque con muchas dudas ante los escasos entusiasmos que tiene a su alrededor. Sí que las cifras “óptimas” están ahí, pero el anterior film recaudó 752 millones de $ hace dos años, con bastante división de opiniones y esta secuela puede que en el caso de mejorar gracias a los mercados internacionales pueda irse a los 800 millones.
Capitán América pese a su gran aceptación está en estos momentos en los 648 millones de $.


Godzilla se estrenará en Estados Unidos el próximo 16 de mayo y lo hace rodeada de una campaña tan mastodóntica como el propio protagonista de la película. Enormemente acertada y bien diseñada, este es el gran elemento a favor de este (carísimo) juguete aunque con muchas dudas en su calidad final.
De momento muchas estimaciones colocan el dato del film en una apertura de 70 a 80 millones de $ y mucho dependerá de como sea su boca-oreja para que el dato final norteamericano sea de 220-230 o 300 millones. Los mercados internacionales reconocen la marca de Godzilla y puede que Asía sea la clave para llevar los datos a un horizonte cercano a los 1.000 millones.
De momento una de las candidatas con más puntos a lograr uno de los mejores datos del verano es Maleficient, la versión libre y carne y hueso de La bella durmiente, que Disney ha potenciado como su gran apuesta de verano. La estrategia del estudio mejora en comparación con la de Universal y su Blancanieves. Mucho depende de lo qué se pueda esperar de esta película a nivel de calidad, pero las expectativas son altas y el antecedente de Alicia en el país de las maravillas de Tim Burton es un claro punto a su favor, pero la versión de Oz, un mundo de fantasía no jugará a su favor.


Con todo, Disney tiene un enorme músculo para colocar la película en lo más alto de los productos de esta primera parte del verano y no tiene nada de enemigos en el sector familiar. La campaña que está mostrando toca todos los aspectos aunque con cierta fuerza en la “oscuridad” del relato, lo que puede ir algo a la contra – en Oz se optó más a variar bastante el mensaje entre lo oscuro y lo colorido, pero siempre predominando lo segundo.


Angelina Jolie es un elemento también clave en todo este estreno. Ella es una de las grandes estrellas del firmamento de Hollywood, con un poder mediático enorme y un magnetismo que la campaña ha potenciado al máximo – muy en la línea de lo visto con Charlize Theron en la última versión de Blancanieves. En aquella ocasión, el poder de Theron se entendió como muy fuerte en audiencias internacionales.


La fantasía de Maleficient ha costado más de 200 millones de $ y es de esperar que Disney se gaste un dato en torno a los 100 millones en la campaña – Sony está en los 110 millones con Spider-Man 2. Con esto las necesidades de la película estarían en un mínimo de 500 millones de $ para poder pensar en una rentabilidad, siendo los 600 millones un dato más ideal, y a partir de los 700-750 millones se podría considerar un éxito.
X-Men: Days of Future Past es la película que ofrece más dudas en estos momentos. Es una de las grandes apuestas del verano de Fox junto con la secuela de El planeta de los Simios, y la reciente mala prensa de Bryan Singer – director y una de las almas de la saga – no ayuda nada en el panorama norteamericano en especial entre las audiencias familiares y tradicionales.


Lo que sí tiene X-Men son los grandes antecedentes tanto firmados por Singer como la precuela de hace tres años, First Class que se ganó los elogios del fanbase y la crítica. Esta vez la saga vuelve juntando lo mejor de ambos mundos (o mejor, tiempos) y el cartel de personajes/estrellas es sencillamente enorme.
La campaña es fuerte y la película es de las más atractivas. El gran pero está en los datos económicos de los filmes previos. First Class recaudó en todo el mundo solo 353 millones de $, mientras que el primer spin-off de Wolverine logró 373 millones en 2009 y la secuela 414,8 millones el pasado año (132 millones en Estados Unidos). El tercer X-Men, The Last Stand, fue el film de mayor éxito de la saga con 459 millones de $ en todo el mundo, de los cuales 234 millones venían del mercado USA.
Warner tiene otro “tenpole” para junio con Edge of Tomorrow que llegará el primer fin de semana. Pero la fantasía de ciencia-ficción con Tom Cruise se perfila un producto masivo demasiado centrado a un fanbase del género, sin grandes opciones a irse más allá. Lo mismo le pasa a Sony con 22 Jump Street, secuela de la comedia de mismo título pero que sus opciones son las clásicas de este género por lo que cualquier dato más allá de los 250 millones en todo el mundo ya será un decente éxito.


Entre Transformers y Dragones: las dos grandes favoritas del verano


En junio sí llegará la gran candidata a los 1.000 millones: Transformers. Age of Extinction. La cuartas película de la saga de Dreamworks distribuida por Paramount tiene todas las de ganar. La cinta se ha “renovado” de casting teniendo a Mark Wahlberg como gran protagonista y nada hace pensar que la película pueda fracasar ante la gran campaña que tiene prevista el Estudio.


Los 836 millones de su predecesora son una gran señal. Aunque es una saga que nunca ha emocionado, sí que el tercer film fue el que mejores comentarios generó y sin duda Extinction podría aprovechar esto para ser la primera película de 2014 en superar los 1.000 millones. En los cuatro años que han pasado los países emergentes han aumentado sustancialmente los ingresos en taquilla. El tercer film logró 65 millones en China y 18,1 millones en Rusia, mercados que han generado enormes cifras a muchos filmes recientes, como Gravity, Hobbit o Robocop entre muchos otros. Iron Man 3 fue capaz de recaudar 165 millones solo en estos dos países.


Dreamworks Animation lanza su gran apuesta de la temporada, How to train your dragon 2, con el lastre de los malos datos de Mr. Peabody, que le han provocado importantes pérdidas. La secuela en este caso no tiene nada en su contra sino todo lo contrario. El primer filme fue uno de los grandes sleepers del mundo de la animación reciente, tiene un fanbase enorme y pese a no tenerlas todas para llegar a los 1.000 millones sí es de esperar que puede ayudar a tapar los números rojos de Mr. Peabody.


El antecedente de Frozen y sus casi 1.200 millones se entienden más como una excepción que como una meta fácil de alcanzar. El primer Dragon recaudó 494 millones en todo el mundo, y el pasado verano Monsters University recaudó 743,5 millones en todo el mundo, Gru. Mi villano favorito 2 970 millones. Cualquier dato cerca de estos dos filmes sería sencillamente excelente. Madagascar 3 fue el título veraniego más reciente para Dreamworks y fueron 746,9 millones de $.


A partir de finales de julio la cosa se enfría mucho a nivel de grandes candidatos a este tipo de cifras mundiales pero sí que muchos ojos estarán puestos en Guardians of the Galaxy. La película de Marvel tiene mucho fanbase y ruido en este aspecto, pero nada invita a ser optimista en los resultados. Ya va siendo una triste tradición que Disney combine un enorme éxito con un enorme fracaso, y muchos números parece que estarían en esta adaptación del mundo de los cómics.