Este fue el simpático momento que pudo captar un videoaficionado en Rusia,
cuando varios cuervos decidieron pasar un rato jugando sobre los coches nevados.

La intensa nevada hizo que los coches se cubrieran de nieve y parece que a los cuervos les ha gustado
la sensación de rebozarse en todo el manto blanco que cubría los coches.