Estaba todo planeado al milímetro, la idea era entrar a la farmacia, dar el palo y salir corriendo.
Pero los tres ladrones no contaron con la posibilidad de que en el interior del local podría haber un policía…
Ocurrió en la localidad italiana de Cerignola.