Una familia china ha sorprendido a todo el mundo con la elección de que una serpiente pitón
hiciera labores de niñera con su hijo de 13 años de edad.

Azhe Liu, de Dongguan (Provincia de Guangdong), nació seis años después de que su padre, Chan Liu,
llevara a casa un huevo de pitón.
“Siempre he pensado que estas son las criaturas más bonitas y estaba muy interesado
en ver que pasaría cuando mi hijo naciera”, explicaba Chan.



En vez de estar asustado, Azhe siempre abraza a la gran serpiente de unos 99 kilogramos de peso,
consiguiendo aliviarse en los calurosos días de verano.

“Después de un tiempo estabamos seguros de que la serpiente no le haría daño y empezamos a dejarlos solos.
Realmente son inseparables”, comentaba el padre del niño.

Finalmente la familia empezó a ver a la serpiente pitón como una especie de niñera que cuidaba del niño cuando él estaba solo.
Ahora Azhe quiere aprender para llegar a ser un zoólogo y poder trabajar con serpientes.

“Ella es muy cuidadosa conmigo y nunca aprieta duro.
Si la gente entendiera más a los animales serían más amables los unos con los otros“,
comentaba el niño.