Foto: RBRTJONG/WIKIMEDIA

La utricularia, una planta carnívora acuática, común en lagos y estanques de todo el mundo, no sólo se nutre de pequeños animales, sino también del consumo de algas y granos de polen.

Esto se traduce en la supervivencia en hábitats acuáticos donde los animales de presa son raros, y en un equilibrio de los animales y algas incorporados en la dieta. Un grupo de investigadores austríacos dirigidos por Marianne Koller-Peroutka y Wolfram Adlassnig publicó estos resultados en Annals of Botany.

La utricularia es uno de los géneros más grandes de plantas carnívoras con más de 200 especies. Atrapan a sus presas con trampas de succión muy sofisticadas que consisten en pequeñas vejigas que producen un baja presión hidrostática. Una puerta de la trampa tipo válvula se abre a la estimulación absorbiendo a los pequeños organismos del agua circundante en un proceso de sólo tres milisegundos.

Una vez dentro de la trampa, la presa muere de asfixia y es degradada por las enzimas digestivas. Debido a los minerales proporcionados por estos alimentos, estas plantas son capaces de vivir y propagarse incluso en hábitats que son extremadamente pobres en nutrientes.

Las primeras observaciones sobre algas dentro de las trampas de utricularia se remontan a 1900, pero sólo ahora su papel dentro del espectro de presas ha sido analizado por un equipo de investigación de la Universidad de Viena.

El estudio de las presas en más de 2.000 trampas mostró que sólo el 10% eran animales mientras que el 50% de los objetos de presa eran algas. Especialmente en hábitats pobres en nutrientes como en las turberas, las algas fueron aún más dominantes. Más de un tercio de las presas consistían en granos de polen de los árboles que crecen en las zonas costeras. Sin embargo, la utricularia no parece para seleccionar el menú; de hecho, chupa todo lo suficientemente pequeño como para entrar en la puerta de la trampa.

Anteriormente, las algas y polen se habían considerado como captura incidental inútil que era succionada accidentalmente junto con la presa animal. Sin embargo, los datos sobre las algas atrapadas y el crecimiento de la planta, así como la formación de brotes de hibernación, conduce a una visión completamente nueva: las plantas que habían atrapado con éxito algas y granos de polen eran más grandes y formaron más biomasa.


europapress.es 19/12/14