Fue hace siete meses cuando durante el lanzamiento de los fuegos artificiales para celebrar el 4 de julio,
una perra de raza pastor alemán llamada Dora se escapó del patio trasero de la casa familiar.
Después de tanto tiempo el perro se ha vuelto a reunir con su familia.

Cuando se lanzaron los fuegos artificiales en Frisco (EEUU) la perra estaba muy asustada
y salió corriendo después de conseguir saltar el muro que rodea el patio.
La familia O’Bryan la buscó por todas partes e incluso publicó fotos en Internet
pero no tuvieron suerte y la perra no apareció.

Siete meses después de su desaparición, un trabajador del “County animal control”
recogió a Dora a unos 20 kilómetros de distancia de la casa de los O’Bryan.
Gracias al microchip que llevaba el perro pudieron localizar a la familia y darle la buena noticia.