El vídeo lo graba la madre, Elena, desde el asiento trasero del vehículo. El padre, Dmitry Mihulchik, de 28 años de edad,
va sentado en el asiento del copiloto y es quien le da las indicaciones a la niña de cuando tiene que ir más rápido o más despació.

La policía ha comunicado que tomará cartas en el asunto y abrirá una investigación.
Un portavoz de la policía regional dijo que será necesario averiguar cuando se grabó el vídeo,
ya que cada artículo de la ley tiene su propio límite de tiempo.

Por otra parte, el vídeo ha generado diferentes opiniones. Svetlana Agapitova,
defensora de los derechos de los niños en San Petersburgo, ha condenado la conducta de los padres.
Sin embargo, otras personas han defendido a los padres alegando que el coche es bueno,
está en modo automático y el padre está junto a la niña pudiendo controlar el volante en cualquier momento.