En Omicrono hemos hablado en muchas ocasiones de los diversos planes para llegar a Marte, y de cómo sería posible terraformar el planeta y colonizarlo. Sin embargo, para conseguir eso primero hace falta llevar a personas allí; los astronautas sólo pueden ser la avanzadilla, pero para expandirse en Marte, es necesario enviar colonos con diferentes habilidades y trabajos.


Eso es un problema, ya que no todo el mundo está preparado para realizar un viaje semejante por el espacio; un trayecto que ya será difícil para astronautas entrenados, no digamos ya personas «normales».

El reducido espacio disponible y la falta de espacio para nada que no sea vital para la misión puede ser mentalmente agotador, incluso para los profesionales. Las misiones pueden fallar simplemente porque no se tiene en cuenta el estado mental de los astronautas.

Una nave inflable para viajar a Marte

La compañía aeroespacial Sierra Nevada Corporation afirma tener la solución: una nave inflable, que puede ser lanzada en un espacio reducido, y luego hacerse más grande cuando sea necesario. Ya ha fabricado un prototipo, y puede ser clave para viajar a la Luna y a Marte.

El prototipo está fabricado en varias capas de tela, creadas con materiales capaces de proteger a la tripulación en el espacio. En su forma inicial comprimida, es lo suficientemente pequeña como para ser lanzada con cohetes grandes como el Falcon Heavy de SpaceX, por ejemplo.

..

Sierra Nevada Corporation

Lo interesante es que, cuando llega al espacio, la nave se puede inflar y ganar más espacio. El hábitat resultante tiene más de ocho metros de longitud y de diámetro, para un volumen total de 300 metros cúbicos. Ese es aproximadamente una tercera parte del volumen de la Estación Espacial Internacional.

Este espacio puede dividirse en varios niveles, dedicados a diferentes propósitos. Esto permitiría a los astronautas moverse por la nave y no perder musculatura durante el viaje; pero sobre todo, tener varias «habitaciones» será importante para la salud mental de los astronautas, que podrán tener espacios más personales y propios.

El prototipo presentado permitiría a cuatro astronautas vivir de manera cómoda durante todo el viaje, incluyendo zonas como un «comedor» donde se almacene la comida, e incluso una zona de entretenimiento para ver películas.

Además de para viajar a Marte, esta nave puede permanecer en la órbita de la Luna para futuras misiones. Los astronautas podrían permanecer meses en su interior, aunque no todo es perfecto. Debido a los materiales usados, la nave no tiene ventanas; sólo en uno de los extremos habría una zona para entrar y salir de la nave. ¿Viajaremos en el futuro próximo en una nave como esta?

omicrono.com /Adrián Raya, 23 agosto 2019

Una nave inflable puede servir para viajar a Marte manteniendo la cordura