En el mes de Mayo, Vicky Hughes se enteró de que su querida perra Emma tenía una enfermedad discal
que requería practicarle una cirugía con urgencia.

La mujer quedó totalmente devastada al enterarse de la noticia de que su seguro no cubría la cirugía.
Finalmente decidió utilizar todos sus ahorros y vender sus artículos personales por eBay para cubrir los gastos de la operación.

Hughe encontró a su perra Emma desplomada en el suelo de su casa en el mes de mayo.
Hughes corrió al veterinario donde descubrieron que tenía mal su disco espinal y necesitaría una operación de emergencia de seis horas de duración.
El costo total de la operación era de unos 4.700 euros.



Hughes tenía un seguro para mascotas. Estaba pagando unos 167 euros al año para él y para ella y estaba completamente convencida
de que este tipo de cirugías se las cubría el seguro. Pocos días después recibía la llamada de su aseguradora comunicándole la fatal noticia.

“Rompí a llorar en el teléfono cuando me dijeron que Emma no estaba cubierta” dijo Hughes.

Usó los pocos ahorros que tenía. Sin embargo no llegaban para cubrir la costosa operación por lo que recurrió a vender su nevera,
congelador y parte de su ropa por eBay.

La historia de Hughes es sóla una entre las muchas que les suele suceder a los dueños de mascotas por no leer la letra pequeña de los contratos.

“Simplemente asumí que mi seguro cubriría todos los accidentes”.”No tenía ni idea de que sería excluido del tratamiento”, dijo Hughes.