Wanda Lee Denhalter, de 63 años de edad, ha salido milagrosamente con vida después
de la caída de una roca gigante justo contra la pared de su habitación.

Todo ocurrió sobre las 3 de la madrugada del sábado cuando la mujer dormía en su casa de St. George (EEUU)
y de repente una piedra gigante de unos tres metros de alto se desprendió y acabó
empotrada contra la casa de Wanda.

Sufriendo una rotura en la mandíbula, el esternón roto y una gran herida en su pierna,
Wanda logró llegar hasta el teléfono y dar el aviso a los servicios de emergencia.
Cuando llegó el equipo de emergencia, la mujer fue trasladada al hospital donde le
realizaron una operación de cuatro horas de duración.