Serena Curtis es una mujer inglesa de 31 años de edad y madre de 3 hijos.
Serena estaba disfrutando de una noche sin niños en su casa de Oxford con su amiga de 27 años de edad
Jade Dickerson. Entre copa y copa no se le ocurrió otra cosa que meterse en la silla de comer de su bebé.

Durante más de una hora Serena estuvo intentando liberarse con la ayuda de su amiga
pero les resultó imposible. Finalmente, no les quedó otra opción que llamar al cuerpo
de bomberos para pedir ayuda.

La amiga fue quien grabó el vídeo del momento