Los científicos han capturado por primera vez los restos de un asteroide destruido por una estrella.

Se trata de SDSS1228+1040, una enana blanca que pese a su reducido tamaño cuenta con una enorme masa y una alta capacidad destructiva si algo se cruza en su camino.

El estudio de las enanas blancas es especialmente interesante ya que nos permite conocer mejor el futuro que le espera a nuestro sistema solar, cuando a nuestro Sol se le acabe el combustible.

Un asteroide destruido por una estrella representa el futuro de nuestro sistema solar


En el caso de SDSS1228+1040, es incluso más especial porque alrededor de la estrella hay varios anillos, semejantes a los que tiene el planeta Saturno, aunque a una escala mucho mayor: sólo el espacio interior que hay entre la estrella y los anillos mide 700.000 kilómetros de diámetro (Saturno y sus anillos miden 270.000 kilómetros). Pero lo curioso es que el centro, la estrella en sí es siete veces más pequeña que Saturno, pero tiene una masa 2.500 veces mayor.


Es esta enorme masa la que atrajo a un asteroide que acabó destruido y creando una nube de polvo y gas que gira alrededor de la estrella. En la última década se han encontrado casos similares en los que sistemas solares completos terminaban de esta manera tan trágica, pero esta es la primera vez que ha podido capturarse un anillo alrededor de una enana blanca. Todo gracias a una técnica similar a la de un TAC, pero en vez de mover al “paciente”, los astrónomos tuvieron que esperar doce años a que la rotación del disco terminase. Y es que en el estudio del espacio hay que tener mucha paciencia.

omicrono.com/11 noviembre, 2015 — Adrian Raya

Capturan un asteroide destruido por una estrella