Varios hombres que se dedican a hacer entregas en camiones especiales para eso,
se ponen de acuerdo entre si para hacer una broma a uno de sus compañeros.

A la victima de esta broma lo mandan a la parte de atrás del camión que es donde esta la carga y esta cerrado por fuera,
después de un rato se detienen y fingen que están en plena vía de tren y que el camión no arranca.

Ponen unas bocinas grandes con el sonido de la campana que avisa que viene el tren y también ponen el sonido del tren,
sus amigos gritan que no pueden abrir la puerta y el hombre dentro casi se desmaya del pánico.

Aquí queda el dicho de que…(con estos amigos para que quieres enemigos)