Los componentes de los coches eléctricos hacen que sus incendios sean mucho más largos. Por ello, los bomberos han ideado un método bastante original.

Seguro que en más de una ocasión has visto un coche arder, ya sea en directo o mediante la televisión. Los bomberos ya están familiarizados con este tipo de incidente y lo resuelven con rapidez; sin embargo, ahora se enfrentan a un nuevo reto, el de los coches eléctricos.

Los vehículos eléctricos son mucho más difíciles de apagar que los de combustible. Te contamos la razón y la sorprendente solución de un grupo de bomberos.

Los eléctricos pueden arder durante horas

Los bomberos de todo el mundo ya conocen de sobra cómo apagar un incendio en un coche de combustible. La tarea puede llevarse a cabo en tan solo unos minutos; de hecho, hay muchos automóviles que llegan a salvarse.

El caso de los eléctricos es diferente, puesto que las sustancias químicas empleadas en las baterías pueden arder durante horas. En este sentido, Tesla estima que para acabar con un incendio de un eléctrico se necesitan aproximadamente 12.000 litros de agua; una auténtica burrada que no parece demasiado viable.

¿La solución? Una bañera gigante

Hace tan solo unos días, un BMW i8 comenzó a arder en un concesionario de Brabant (Países Bajos). Los empleados decidieron que la mejor idea era empujar el utilitario hasta el exterior y llamar a los bomberos.


Brandweer Midden- en West-Brabant (Facebook)

El cuerpo de bomberos ya conocía de antemano cómo actuar ante fuegos originados por fallos eléctricos. Hay que tener en cuenta que el BMW i8 integra una batería de iones de litio de 11,6 kWh y un motor eléctrico. También sabían que no sería posible cortar los cables de alta tensión de las baterías.

Por la composición del eléctrico, el coche podría arder durante prácticamente todo el día. De este modo, los bomberos tomaron una decisión bastante original, sumergir el vehículo en una bañera de grandes dimensiones.

El contenedor, con miles de litros de agua, se desplazó hasta el lugar; donde utilizaron una grúa para elevar el BMW e introducirlo en la bañera. Este curioso depósito tiene tomas de agua de alta presión y ha sido diseñado para acabar con fuegos realmente resistentes. Finalmente, y tras 24 horas sumergido, el fuego se extinguió.

Sin duda, los bomberos holandeses han sabido adaptarse al avance de la tecnología para seguir realizando sus labores con precisión. Una solución original y llamativa que esperemos que copien también los bomberos de nuestro país.

omicrono.com / Alex Branco, 29 marzo 2019

hUna bañera gigante, ¿la solución contra los incendios de coches eléctricos?