..
Mosquito trompetero / Mosquito tigre

20minutos.es 11/08/13

Son un mal menor del verano. Con el calor, calles, hogares, jardines y piscinas son más sensibles a la presencia del amigo mosquito. Habría que decir amiga, pues son ellas, las hembras, las que pican. Necesitan las proteínas de nuestra sangre para completar la maduración de sus huevos. Nuestra piel es más fina y eso nos convierte en blanco fácil.

Para extraer la sangre cuentan en su saliva con un anticoagulante que introducen en nuestro torrente sanguíneo al picarnos. Así, bloquean la acción de las plaquetas. Pero como el sistema inmunitario reconoce esa sustancia como algo ajeno y la ataca, lo que provoca la inflamación de la zona y la picazón.

En España, los mosquitos más habituales son el trompetero (Culex pipiens) y el tigre (Aedes albopictus). Desde 2004, el mosquito tigre se ha extendido significativamente por Cataluña, la cuenca del Ebro y el área mediterránea.

Dado que están aquí, que son un elemento más del decorado de nuestros veranos, mejor será saber cómo evitar las picaduras de la "mosquita".

Aquí van diez consejos:

Evitar las áreas donde los insectos tienen sus nidos o adonde acuden: cubos de basura, balsas con agua, comidas y dulces sin tapar y jardines en flor.

Intentar no salir, en la medida de lo posible, entre el anochecer y el amanecer, ya que es el momento en el que los mosquitos pican habitualmente.

No utilizar colonias que desprendan olores dulces, ni jabones con perfumes o aerosoles para el pelo, ya que atraen a los insectos.

Mantener una correcta higiene corporal porque también la sudoración y los olores fuertes invitan a estos insectos a picarnos.

Usar ropa que cubra la piel: manga larga, pantalones largos y calcetines, así como evitar los colores oscuros y brillantes, que atraen a los mosquitos.

Sacudir la ropa antes de usarla si la hemos tendido en el exterior.

Dejar la luz apagada si tenemos la ventana abierta, ya que atrae a los mosquitos.

Emplear mosquiteras para la cama o cuna fijándolas bajo el colchón y asegurándonos de que no estén rotas, porque constituyen una barrera física de alta eficacia contra los insectos que atacan por la noche. También pueden colocarse en ventanas y puertas, y, para mejorar la protección, pueden impregnarse con permetrina o deltametrina. El aire acondicionado también impide su aparición.

Seguir estrictamente las recomendaciones sobre el modo de aplicación y la frecuencia de empleo al usar los repelentes de mosquitos.

Consultar al farmacéutico sobre el tratamiento más adecuado. Además, si vas a visitar un país en desarrollo, es recomendable acudir a un centro especializado en medicina del viajero o consultar con un médico antes de partir.


Pongámonos en el caso de que sí, de que nos han picado. En determinadas personas, las picaduras de mosquito pueden provocar reacciones alérgicas. Además, en zonas tropicales, las picaduras pueden suponer una vía de contagio de enfermedades tropicales peligrosas como la malaria, el dengue o la fiebre amarilla. En esta época, propia de viajes fuera de nuestras fronteras, es necesario informarse adecuadamente de las vacunas y los tratamientos preventivos necesarios según nuestro destino.

Para estos casos hay dos tratamientos podemos distinguir entre:

Preventivos

Tienen como objetivo evitar las picaduras de insectos. La mayoría de estos productos cuentan entre sus principios activos con la dietiltoluamida (DEET), considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el repelente más eficaz. Así mismo, y en repelentes infantiles, es muy habitual el aminopropionato de etilo, el repelente más efectivo en relación a su baja toxicidad, lo que permite su aplicación segura en niños a partir de dos años.

Calmantes

Indicados para aliviar el dolor y picor tras la picadura. Su principal activo es el amoniaco, que actúa modificando el pH y de esta forma neutraliza la toxina introducida por el insecto.