¿Qué piensas si te digo que nuestra galaxia se encamina hacia una zona mortal a una velocidad de vértigo? Pues al parecer, la Vía Láctea está siendo empujada a 2 millones de Km/h, o lo que es lo mismo, a 630 kilómetros por segundo.



¿Hacia dónde va la Vía Láctea?

Aunque ahora mismo la Vía Láctea está en pleno vacío universal, el destino de este incierto viaje será un supercúmulo de galaxias a 650 millones de años luz conocido como la Concentración Shapley.


Concentración Shapley

Sin embargo, detrás hemos dejado lo que parece ser una región del espacio vacía de galaxias, que es la que nos empuja con una fuerza enorme hacia el supercúmulo.

Por ello, el cosmólogo Yehuda Hoffman, del la Universidad Hebrea de Israel, junto con su equipo, ha construido un mapa en 3D con las galaxias cercanas. En este se revela una misteriosa zona muerta que han llamado «Dipole Repeller», una especie de repulsor.

Resulta curioso que la galaxia provenga de una zona de muy baja densidad y muy vacía de otras manifestaciones. Es más, ni siquiera nos atrae, sino que nos repele con gran fuerza. De esta forma, entre la región que nos empuja y la Concentración Shapley que nos atrae, la velocidad es enorme.

El viaje de la Vía Láctea

No es la primera vez que se estudia la región en que habita la Vía Láctea. Otros investigadores insinuaron que dejábamos detrás una zona vacía que nos empujaba. Se debe a que por muy masiva que sea la Concentración Shapley, no explicaba por sí sola la enorme velocidad a la que viaja la galaxia.

No hay que olvidar que nos acercamos a una región de 1 billón de años luz de radio. Pero las insinuaciones que se tenían todavía no encontraban fundamento suficiente para la velocidad anormal. Por eso ahora, con el descubrimiento de Hoffman, podemos conocer las primeras evidencias de la existencia del repeledor llamado «Dipole Repeller».

Ahora se estima que ambas fuerzas, la del vacío que nos empuja y la del supercúmulo que nos atrae, nos mueven con una cantidad igual de fuerza, cada una desde su lugar.

El siguiente paso, ya que tenemos evidencias de que existe ese vacío que nos empuja a nosotros y las galaxias aledañas, toca confirmar si realmente el «Dipole Repeller» es una zona que existe, por lo que los próximos estudios irán en esa dirección.

No obstante, queda la posibilidad de que esta región del espacio no sea una, sino una, todos trabajando en equipo para empujarnos hacia otro supercúmulo todavía más grande, pero esa ya es otra historia.

vix.com / Pedro González Núñez 14/02/17

Un vacío inexplicable parece estar empujando la vía Láctea a través del universo a 2 millones de kilómetros por hora