Este simpático perro se llama Penny y según explica su familia,
cerca de la casa donde viven hay unas pequeñas colinas en las que desde pequeño
se acostumbró a jugar consigo mismo a la pelota de una forma muy graciosa.

Lleva la pelota hacia arriba de la colina y la suelta, a continuación va detrás de él.
En caso de que la pelota no ruede y se quede parada,
el perro le mete un empujoncito para ponerla en marcha.

YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.