...

espacioprofundo.es 18/11/12

Las nebulosas son los objetos más bellos que podemos encontrar en el universo y esta imagen, que abarca unos 14 años luz de la estrella variable V838 Monocerotis, es un buen ejemplo de ello.

Situada cerca del borde de nuestra galaxia, la Vía Láctea, a unos 20.000 años luz de nuestro Sol, fue fotografiada por el telescopio espacial Hubble en septiembre de 2006. Tras detectar un repentino estallido en enero de 2002, esta enigmática estrella ha fascinado a los astrónomos, que esperan que el eco de la explosión continúe expandiéndose e iluminando su polvoriento disco, al menos durante lo que queda de década. Pero ahora, los investigadores han descubierto que V838 es probablemente una joven estrella binaria, aunque sigue siendo un misterio la causa de su extraordinario arrebato.

Aparentemente, V838 Monocerotis no ha expulsado sus capas externas, sin embargo, ha ido creciendo enormemente en tamaño, mientras que la temperatura su superficie se redujo hasta alcanzar rangos extremadamente bajos, no mucho más caliente que una bombilla. Este comportamiento, en el que se infla hasta alcanzar un tamaño enorme sin perder sus capas exteriores es algo muy inusual y completamente diferente a una simple explosión del tipo nova.

El estallido puede representar una etapa transitoria en la evolución de una estrella que se ve raramente. La estrella tiene algunas similitudes con las estrellas viejas altamente inestables llamadas variables eruptivas, que de repente y de manera impredecible aumentar su brillo.