Un perro se quedó atrapado encima de un bloque de hielo en el medio del mar
y gracias a la buena acción de un pescador ruso el animal logró sobrevivir.

El perro estaba atemorizado y no sabía como reaccionar y un grupo de pescadores que se dio cuenta de la situación
se puso rápidamente manos a la obra.
El hombre fue nadando hasta la zona donde se encontraba el perro y gracias al arnés que llevaba puesto,
el resto de pescadores pudo arrastrar de vuelta al hombre y al perro sanos y salvos.