Así de relajada se ha quedado esta pareja formada por un perro y un gato.
Con las panzas hacia arriba y las patas estiradas han creado una estampa
de lo más graciosa.