La tragedia ha azotado la zona de Abandoibarra (Bilbao) tras la muerte de un cachorro después de pisar un foco
que había cerca de una escultura.
El perro de raza pinscher, de tan sólo 5 meses de edad, estaba paseando junto a su dueño la noche del miércoles
cuando ocurrió el fatal suceso.

Exactamente ocurrió cerca de la escultura “Maia” entre el Puente de Deusto y la pasarela Pedro Arrupe.
“La abundante lluvia de los últimos días, el perro estaba empapado y el foco enterrado bajo tierra fueron determinantes
para causar este fatídico desenlace”, explicaban desde el Ayuntamiento.



El ayuntamiento dejó claro que el foco estaba en buen estado y que todas las noches una brigada revisa la iluminación de Abandoibarra.
Por el momento han procedido a anular el foco mientras no se seca para volver a activarlo.

El colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia denunció ayer al Ayuntamiento por este trágico suceso y pidió al Gobierno
municipal que se tomen medidas para que no vuelva a ocurrir un trágico suceso como este.

El cachorro, según relataban testigos presenciales, cayó desplomado al suelo tras recibir la descarga.
En ese momento, llegó un veterinario que paseaba a su perro por la zona. Tocó al cachorro y comprobó que respiraba.
“El corazón le latía suavemente por lo que le intentó reanimar, pero al final no se pudo hacer nada”, comentaba una testigo.