Una preciosidad ver la conexión que hay entre este perro de raza husky y un niño
con el que suponemos convive a diario.

El niño empieza a “hablar” y el perro intenta imitar los sonidos que emite el simpático niño.
Una escena adorable.