Gracias a la heróica actuación de un perro una niña de siete años no fue secuestrada en Nuevo León (México).
Al parecer la niña iba a ser vendida por 30.000 pesos al hijo de un notario del municipio de Linares.

El suceso se dio a conocer después de que la Procuraduría de Justicia del estado ejecutara una orden de aprehensión
contra José Luis Escobar González, de 32 años, El Aguacate, acusado de secuestro agraviado y asociación delictiva.



El juzgado ordenó la detención del delincuente junto con una cómplice identificada
como Ana María González Ramírez, de 40 años de edad.

Según las investigaciones fue González Ramírez quien organizó el secuestro
de la niña y El Aguacate fue quien intentó secuestrar a la menor.

Cuando el hombre intentaba realizar el secuestro, el perro Goofy alertó a los padres de la menor y siguió
al presunto delincuente hasta que éste liberó a la niña afuera de su domicilio.