Este perro se llama Coco y como a muchos perros le encanta jugar con la nieve.
Coco siente una adoración especial por el soplador de nieve de su familiar.

Cuando el perro se da cuenta de que el familiar va a activar el soplador,
se prepara y espera a que el “chorro” de nieve salga disparado.