Después de que este ejemplar de oso perezoso cayera de un árbol al río Amazonas,
varias personas que estaban por la zona lo rescataron y lo subieron a su barco.

Al principio el oso perezoso intenta orientarse y luego parece que toma confianza y se sienta para secarse mientras
le da el aire. Seguro que sus rescatadores se quedaron atónitos al ver el simpático comportamiento del perezoso.