Para realizar nuevos descubrimientos hay que innovar, tratar de aplicar nuestros conocimientos de forma diferente para lograr dar un paso más en nuestra comprensión del Universo.


Esta imagen muestra el campo de visión del telescopio DragonFly, centrada en M101.Los recuadros muestran la ubicación de las siete nuevas galaxias enanas. Universidad de Yale

De esta forma, un nuevo telescopio formado por múltiples teleobjetivos ha sido capaz de mostrarnos siete nuevas galaxias enanas que pueden revelarnos pistas importantes de la naturaleza de la materia oscura y de la evolución de las galaxias, mientras que, posiblemente, nos este mostrando una nueva clase de objetos cósmicos.

Por ahora, el equipo que ha realizado este descubrimiento saben que han localizado siete pequeñas galaxias que antes ya habíamos pasado por alto, debido sobre todo a su naturaleza difusa.


El nuevo telescopio de la Universidad de Yale utiliza ocho teleobjetivos para tratar de descubrir la luz difusa de las pequeñas galaxias.

Pieter van Dokkum, presidente del departamento de astronomía de la Universidad de Yale, diseñó el telescopio robótico con la colaboración del astrónomo Roberto Abraham de la. Su nuevo telescopio, ocho tubos unidos en una única matriz bautizada como Dragonfly, utiliza recubrimientos especiales que suprimen la luz dispersa. Esto hace que fuese capaz de detectar esta luz difusa de las galaxias recién descubiertas.

“Estos son el mismo tipo de lentes que se utilizan en eventos deportivos como la Copa del Mundo.”, comento van Dokkum, quien, junto a Abraham construyó este telescopio compacto, en 2012.

“Sabíamos que había toda una serie de preguntas científicas que podríamos responder si pudiéramos ver objetos difusos en el cielo”, comento. Además de descubrir nuevas galaxias, el equipo está tratando de localizar los restos de colisiones galácticas que han quedado esparcidos por el Universo.

Aun así, todavía tienen que responder a una pregunta básica ¿son estos siete nuevos objetos galaxias satélites de la galaxia espiral M101 o simplemente están en la misma dirección que esta?

De ser esta última cuestión la correcta, entonces estos objetos representan algo totalmente diferente. “Hay predicciones de la teoría de la formación de galaxias sobre la necesidad de una población de galaxias muy difusas, aisladas en el universo”, comento Allison Merritt, estudiante de Yale y autor principal del trabajo. “Puede ser estas siete galaxias la punta del iceberg, y hay miles de ellas en el cielo que no hemos detectado aún.”

Pero Merritt hizo hincapié en que tienen que recoger nuevos datos y determinar las distancias a los objetos para descubrir su autentica naturaleza, aunque las posibilidades son bastante intrigantes, de esta forma, el equipo ha logrado tiempo de observación de estos objetos con el telescopio espacial Hubble para tratar de ampliar el estudio.

“Estoy seguro de que algunas de ellas resultaran ser una nueva clase de objetos”, comentó van Dokkum. “Me sorprendería si las siete fuesen satélites de M101.”

Espacioprofundo.es 11/07/14