Espacioprofundo.es 01/06/13

Uno de los misterios del universo que se nos escapa entre los dedos es cuantas civilizaciones inteligentes podrían existir en nuestra galaxia, para descubrir esta respuesta los diferentes proyectos SETI tratan de descubrir las emisiones de radio de estos vecinos alienígenas. Pero un equipo de astrónomos, ingenieros y físicos de la Universidad de Hawai, la Universidad de Friburgo, y de otros lugares se ha propuesto crear una nueva y poderosa técnica para buscar esta vida inteligente.

El revolucionario método es descrito por cuatro de los astrónomos del equipo en la edición de junio 2013 de la revista Astronomy. Este articulo, “Cómo encontrar a ET con luz infrarroja”, ha sido escrito por Jeff R. Kuhn de la Universidad del Instituto de Astronomía de Hawaii, Svetlana V. Berdyugina de la Universidad de Friburgo y el Instituto Kiepenheuer de Física Solar en Alemania, David Halliday de Dynamic Structures, Ltd., en la Columbia Británica, y Caisey Harlingten de la Red Observatorio Searchlight en La Grange, Norwich, Inglaterra.

En lugar de buscar las ondas de radio, el equipo sugiere la búsqueda de las firmas de calor de planetas cercanos, esto requiere un telescopio gigante que pueda detectar directamente la radiación infrarroja emitida por un planeta, un dato que podría revelar la presencia de una civilización tecnológica.

“La huella de la energía de la vida y de una civilización aparece como radiación infrarroja”, comenta Kuhn, científico principal del proyecto. ”Una forma conveniente para describir la fuerza de esta señal es establecer la energía total estelar que incidente sobre el planeta anfitrión.” Esta nueva técnica sugiere el hecho de que una civilización tecnológica avanzada genera energía que se añade al calor en un planeta, aumentando así la temperatura que recibe desde su estrella anfitriona, es decir, veríamos los efectos sobre el planeta de la presencia de una civilización sin necesidad de recibir sus señales. Según el trabajo, con un telescopio lo suficientemente grande, ideado para detectar firmas infrarrojas, podría estudiar planetas que se encuentren en un radio de unos 60 años-luz de nosotros.

La búsqueda de la detección infrarroja directa de civilizaciones extraterrestres, junto con muchas otras posibilidades de investigación, ha llevado al equipo a proponer la financiación y construcción de un telescopio gigante, y es que los grandes telescopios infrarrojos actualmente previstas, el Giant Magellan Telescope, el Telescopio de Treinta Metros, y el Telescopio Europeo Extremadamente Grande, no serían lo suficientemente grandes.

En cambio, un telescopio con un espejo primario de unos 77 metros de diámetro, apodado Colossus, podría encontrar cientos de planetas del tamaño de nuestra Tierra o más grandes en zonas habitables, y tal vez decenas de civilizaciones extraterrestres.

Así pues, el equipo internacional busca fondos para construir un telescopio de 77 m, que estaría compuesto por 60 espejos de unos 8 metros cada uno.

De esta forma, el Colossus se convertiría en el mayor telescopio de infrarrojos de alta resolución del mundo y no solo se utilizaría para descubrir el hogar de ET, sino que podría sobresalir en el estudio de las superficies estelares, agujeros negros, y quásares, objetos que aparecen más pequeños que 1 segundo de arco en el cielo.

El trabajo ha sido publicado en la revista Astronomy Magazine.