YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
espacioprofundo.es 13/10/12

A pesar de que la sonda Huygens aterrizó en Titán hace ya siete años y que solo transmitió durante apenas 90 minutos después de la toma de contacto, los científicos todavía son capaces de ganarse la información acerca de la misión de Titán, exprimiendo todo lo que pueden de los datos recibidos. La información más reciente proviene de la reconstrucción del aterrizaje de la sonda, y un grupo internacional de científicos creen que la sonda “reboto, se deslizó y se tambaleó” después de alcanzar la superficie de la luna de Saturno, proporcionando una idea sobre la naturaleza de la superficie de Titán.

“Un aumento en la aceleración de los datos sugiere que durante la primera oscilación la sonda, probablemente, se encontró con una piedra que sobresalía unos 2 cm de la superficie de Titán, y puede que incluso la empujase contra el suelo, lo que sugiere que la superficie tenía la consistencia suave de la arena húmeda”, describe el doctor Stefan Schröder, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar, autor principal de un artículo publicado recientemente en Planetary and Space Science.

Schröder y su equipo fueron capaces de reconstruir el aterrizaje mediante el análisis de datos de los diferentes instrumentos que estaban activos durante el impacto, y en particular, buscaron cambios en la aceleración experimentada por la sonda.

Los datos del instrumento se compararon con los resultados de las simulaciones por ordenador y una prueba de caída con un modelo de Huygens diseñados para replicar el aterrizaje.

Los científicos piensan que la Huygens aterrizó en algo similar a una llanura inundada, pero que en ese instante se encontraba seca. El análisis revela que, en el primer contacto con la superficie de Titán, Huygens hizo un hoyo de 12 cm de profundidad, antes de rebotar en una superficie plana.

La sonda, inclinada aproximadamente 10 grados en la dirección de movimiento, se deslizó unos 30 ó 40 cm sobre la superficie.

Estudios anteriores de los datos de Huygens determinaron que la superficie de Titán debía ser muy suave. El nuevo estudio va un paso más allá, para demostrar que si algo ofrece poca presión en la superficie, esta permanecerá sin alteraciones, pero si un objeto ejerce más presión sobre la superficie, esta se hundiría de forma significativa.

“Es como la nieve que se ha congelado en la cima”, dijo Erich Karkoschka, un co-autor en la Universidad de Arizona, Tucson. ”Si caminas con cuidado, puedes andar sobre una superficie sólida, pero si lo haces pisando fuerte en la dura nieve, esta se romperá y tus huellas serán más profundas”.

Si la sonda impactó en una sustancia similar al barro húmedo, sus instrumentos habrían registrado un “splat” sin ninguna otra indicación de que hubiese rebotado o deslizado. La superficie debe de haber sido, pues, lo suficientemente suave como para permitir que la sonda para hacer una depresión considerable, pero lo suficientemente fuerte para soportar Huygens meciéndose hacia adelante y hacia atrás.

“También vemos en el aterrizaje de la Huygens datos de pruebas de un material “mullido” como el polvo, lo más probable es que sean partículas que hayan sido depositadas en la superficie como una llovizna de la atmósfera de Titán, fue arrojado a la atmósfera y se mantuvo suspendido allí durante unos cuatro segundos después de la impacto”, dijo Schröder.

Puesto que el polvo se levantó fácilmente, lo más probable es que estaba seco, lo que sugiere que no se había producido ninguna precipitación de etano o metano líquido durante algún tiempo antes del aterrizaje.

“No llueve muy a menudo en Titán”, dijo Karkoschka, explicando que las fuertes lluvias de metano líquido pueden ocurrir con intervalos de décadas o siglos. ”Cuando ocurren, tallan los canales que vemos en las imágenes grabadas por la Huygens cuando se acercaba a la superficie. La capa superior en el lugar de aterrizaje estaba completamente seca, lo que sugiere que no había llovido en mucho tiempo “, agregó.

Karkoschka comento que cuando Huygens aterrizó, su escudo, caliente tras la entrada en la atmosfera, se encontraba justo debajo, calentado el suelo e hizo que el metano se evaporase.

“Eso nos dice que justo debajo de la superficie, el suelo probablemente estaba mojado.”

Se ha sugerido en estudios anteriores que la sonda Huygens aterrizó cerca del borde de uno de los lagos de hidrocarburos de Titán. Se han observado varios cientos de lagos y mares con instrumentos de radar del orbitador Cassini, pero con temperaturas superficiales de menos 179 grados Celsius, Titan no tiene cuerpos de agua. En cambio, los hidrocarburos líquidos en forma de metano y etano están presentes en la superficie de la luna, con carbonos complejos que componen las dunas y otras características de la superficie.