El vídeo fue grabado por Samatha Pittendrigh en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica.
Un grupo de guepardos estaba persiguiendo a una manada de impalas cuando uno de los impalas se quedó atrás y giró.
Cuando parecía que estaba rodeado por los guepardos y sin escapatoria, el animal saltó al interior de un coche y entró por la ventanilla.

El conductor del vehículo abrió la puerta y el impala salió sano y salvo ya que los guepardos no volvieron a por él.
Este fue el momento en vídeo…