Cuando un perro se quedó atrapado entre el hielo del lago Michigan, los equipos de emergencia entraron rápidamente en acción.
Un helicóptero de la policía y un barco del cuerpo de bomberos intervinieron en el rescate,
pero el perro no fue llevado a un lugar seguro hasta que un hombre montado en su kayak desafió
las aguas heladas para rescatarlo.

El perro fue visto saltando de una capa de hielo a otra y según explicaba un policía de Chicago,
el helicóptero voló sobre el perro con la intención de llevar el perro hacia la orilla pero el esfuerzo fue inútil.



David Kehnast había visto al perro desde la escalera de incendios de su edificio y salió corriendo a ayudar.
Cogió su kayak, se puso un traje de neopreno y salió directo a rescatar al animal.

“Lo vi allí y enseguida cogí el kayak y me metí en el lago ya que sólo tiene un par de metros de profundidad.
Sabía que estaría bien”. “Lo estuve animando y en un momento intentó morderme”, comentaba Kehnast.

Kehnast se dejó caer en el agua para guiar al perro hacia la orilla. Finalmente consiguió sacarlo sano y salvo.
El perro llevaba un collar y por suerte dieron localizado al dueño.
Según explicó el dueño, el perro se había escapado de casa hacía nueve días.