Un hombre de 82 años, vecino de La Pedraja de Portillo (Valladolid),
ha sido absuelto por el Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid después de haber matado
en el año 2006 al perro del vecino.

Este asesino acabó con la vida del perro del vecino que vivía en la finca colindante a la suya y en el año 2007
hirió a otros dos de sus canes, debido a que le molestaban los ladridos.

Por increíble que parezca, el juez ha considerado probada la autoría pero entiende
que no hubo ensañamiento por lo que lo ha absuelto.



Aunque en la actualidad el artículo 337 del Código Penal que castiga el maltrato animal ha eliminado
el elemento reforzado de culpabilidad, esto es, el ensañamiento, el juzgador recuerda en su sentencia
que cuando se produjeron los hechos objeto del presente juicio, entre los años 2006 y 2007,
el tipo delictivo vigente entonces y aplicable a la presente causa sí incluía tal requisito, que,
según su opinión, no concurre en la conducta del imputado.