YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
Elmundo.es 29/08/13

Oculto bajo el hielo, Groenlandia alberga un impresionante cañón de al menos 750 kilómetros de longitud que en algunas zonas alcanza una profundidad de 800 metros. Los científicos que lo han descubierto afirman que se asemeja en algunas áreas al famosísimo Gran Cañón del Colorado, en el estado Arizona (EEUU).

Según sus cálculos, el gran cañón se extiende desde el centro de la isla hasta el extremo norte, donde hay un profundo fiordo que conecta con el océano Ártico.

Su descubrimiento, anunciado esta semana en la revista 'Science', ha sido posible gracias a la utilización de un radar capaz de recabar datos bajo el hielo. Los científicos creen que el cañón se formó antes de que una capa de hielo cubriera el territorio que hoy es Groenlandia. "La capa de hielo se formó hace, al menos, cuatro millones de años", explica Jonathan Bamber, geólogo de la Escuela de Ciencias Geográficas de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y autor principal de este estudio.

"Con herramientas como Google Street View y mapas digitales de todo tipo, uno puede suponer que el paisaje de la Tierra ha sido completamente explorado y topografiado. Pero nuestra investigación muestra que queda mucho por descubrir", asegura Bamber.


Vista en 3D del cañón subglacial.| J. Bamber.

La ausencia de lagos

El hallazgo de este impresionante cañón, subrayan, ayudará a entender por qué en Groenlandia hay pocos lagos, a diferencia de lo que han encontrado en la Antártida. Creen que el cañón desempeñó un papel importante a la hora de transportar el agua derretida de los glaciares hasta el océano y que constituía uno de los principales sistemas fluviales de Groenlandia antes de que se formara la capa de hielo. Y esto, sugieren, podría explicar por qué el agua derretida bajo la capa de hielo no se acumula en lagos.

Los investigadores usaron datos de radar recogidos desde el aire a lo largo de miles de kilómetros y durante varias décadas por instituciones de varios países, como EEUU, Reino Unido y Alemania. Resultó muy útil la misión de la NASA IceBridge (puente de hielo), que durante seis años recabó abudante información topográfica. Como si fuera un puzle, unieron las piezas para dibujar el paisaje que se esconde bajo la capa helada.

La investigación ha sido financiada por un programa de la Unión Europea llamado ice2sea y por el Consejo de Investigación Medioambiental de Reino Unido (UK Natural Environment Research Council, NERC).