Este momento se vivió en el zoo de Dallas (EEUU) y un gorila dejó muy claro que no le gustan los gritos de los niños.

Lo que parece ser una excursión al zoologico de un grupo de escolares empezó a molestar y gritar a un gorila,
al cabo de un tiempo el gorila hace un gesto hacia los niños.