Atentos a este simpático gato, mientras se divierte jugando con una sandalia
está a punto de sucederle algo con lo que seguro no contaba.

El gato se queda atrapado dentro de la sandalia y parece como que se queda
completamente “desactivado”.