Luke, este gato atigrado de color naranja, ha decidido utilizar a Tally,
un perro con el que comparte piso, para rascarse.