No cualquiera se animaría en ser voluntario para esta prueba bastante dolorosa.

Pero este chavo demuestra que es valiente y resistente,
o quizá muy tonto para quedarse sin descendencia…