Este es el momento en el que un camaleón se pasea delante de un bebé llamando su atención.
El niño se queda observando a ese “raro” animal de vistosos colores
que se mueve lentamente delante de él.