En tan sólo unas semanas un cruce de Staffordshire Bull Terrier ha hecho grandes avances en su recuperación.
El cachorro que fue bautizado como Wonky porque sus patas delanteras malformadas hacían que caminara torpemente
con sus articulaciones dobladas. Ahora por fin puede correr como un cachorro normal.

Wonky fue encontrado vagando por las calles como un perro callejero y el 9 de febrero fue llevada a la Fundación “Dog Trust”
en Leeds (Reino Unido).
Los veterinarios creen que el problema que tenía el cachorro cuando lo encontraron se debía a que lo alejaron
de su madre demasiado pronto.
“No ha tenido una nutrición adecuada y una dieta pobre hace que sus patas no se desarrollen bien”.
“Es un caso triste porque esto se puede evitar con tan sólo un poco de amor y cuidado”, explicaba Amanda Sands, director de Dog Trust.

Hubo una gran preocupación y llegaron a pensar que por su condición y malformación en sus piernas la adopción
sería más difícil, pero resultó ser al contrario ya que unas 600 personas se interesaron por Wonky y querían adoptarlo.
Sus mejoras han sido tan significativas que el nombre de Wonky ya no era apropiado por lo que el personal
ha rebautizado a la perra como Juliette.