Este simpático cachorro de pit bull observa a su padre hacer ejercicio en una cinta de correr
y enseguida quiere imitar sus pasos.

El cachorro intenta subirse a la máquina por la parte delantera pero al conseguirlo la cinta
lo devuelve al suelo.
Después de un rato probando por la parte delantera y no conseguir “estabilizarse”,
decide intentarlo y probar suerte por detrás.