Una pareja tailandesa batió por varias horas de ventaja el récord mundial del beso más prolongado,
a saber, 58 horas 35 minutos y 58 segundos con los labios pegados.



El récord anterior de 2012 era de 50 horas 25 minutos y un segundo, pero esta Ekkachai,
de 44 años, y Laksana Tiranarat, de 33 años, impusieron nuevo récord mundial.
Recibieron el premio de 2.500 euros y dos anillos con diamantes, sin embargo no era su primera hazaña
pues en 2011 habían ganado.
En total participaron nueve parejas el pasado martes, algunos tuvieron que subirse a cajones
para quedar a la misma altura que su pareja.
No tenían derecho a sentarse y debían besarse sin parar, incluso cuando absorbían
agua con un pajita o al ir juntos al baño.
Una pareja de septuagenarios sólo aguantaron una hora. ¡Nada fácil!