• El avión espacial X-37B ha aterrizado en Florida.


El X-37B de las fuerzas aéreas estadounidenses ha cumplido "todos los objetivos", y aterrizó este fin de semana en el Centro Espacial Kennedy en Florida. Eso es lo máximo que el comando militar de los EEUU ha confirmado, junto con dos fotos posteriores al aterrizaje.

Precisamente el hecho de no saber mucho de este avión espacial lo ha convertido en un favorito de conspiracionistas y aficionados por igual. No sólo esos "objetivos" son desconocidos, también parte de la tecnología que lo hace funcionar.

El X-37B es un avión espacial no tripulado, y por lo tanto es más parecido a un dron muy grande que otra cosa; un dron capaz de viajar por el espacio y aterrizar de manera controlada, como lo hacían los transbordadores espaciales de EEUU, eso sí.

El avión espacial de EEUU por fin aterriza

Una vez puesto en órbita, todo indica que el X-37B es usado para realizar experimentos y pruebas de nueva tecnologías desarrolladas en secreto. Por ejemplo, en esta misión el X-37B habría sido puesto en órbita con una carga interesante: pequeños satélites. Se desconoce su función y si aún siguen en órbita, pero es posible que cumplan funciones de espionaje.

Con el nombre oficial de OTV-5 (Orbital Test Vehicle 5, vehículo de pruebas orbitales 5), esta nave permaneció en órbita en una inclinación mucho más exagerada que misiones anteriores. Eso ha permitido especular sobre pruebas realizadas sobre el sistema de disipación de calor implementado en el avión.

En los últimos años se ha hablado más de otra función importante del X-37B: realizar experimentos científicos. Gracias a su capacidad de permanecer en órbita durante largos periodos de tiempo, sería posible realizar este tipo de experimentos secretos y devolver los resultados a los investigadores.

Este es un proyecto que ya está acostumbrado a batir sus propios récords; su última misión duró 718 días, y la que aterrizó este fin de semana cumplió 780 días en órbita, más de dos años. Según la especificación oficial, el X-37B sólo está diseñado para permanecer en órbita durante 270 días; la fuerza aérea de los EEUU tendría dos unidades similares, que pueden ser reutilizadas según sea necesario.

No habrá tiempo para descansar. La próxima misión, la sexta del proyecto, empezará en el 2020, y por el momento es un misterio si intentará batir de nuevo su récord. Sin embargo, eso supondría pasar dos años y medio, incluso tres años en órbita; y lo que se aprenda puede ser de gran importancia para los viajes de larga duración que los astronautas tendrán que soportar para explorar el sistema solar.

omicrono.com / Adrián Raya, 28 octubre, 2019

Un avión espacial se ha tirado dos años orbitando la Tierra, y nadie sabe porqué