..... Los agujeros negros son fascinantes para los científicos ya que esconden secretos sobre el universo que todavía no logran ser develados. Pero un nuevo descubrimiento nos permite conocer algo más sobre estos devoradores de estrellas.

Científicos descubrieron que la energía liberada cuando un agujero negro se alimenta de una estrella y la emisión de otro tipo de ondas fuertemente cargadas estarían relacionadas, lo que da pistas nuevas acerca del rol de estos fenómenos astronómicos en la formación y evolución de galaxias.

Ondas radiales liberadas por agujeros negros sugieren cómo evolucionará una galaxia


Los agujeros negros son concentraciones de masa capaces de atraer cuerpos que pasen cerca de ellos como, por ejemplo, estrellas. Esta tremenda fuerza de atracción termina haciendo que las estrellas exploten y alimenten así al agujero negro que crece.

En 2014, el observatorio Las Cumbres logró captar a una estrella devorada por un agujero negro, un evento bautizado como ASASSN-14li. Los científicos pudieron observar esta explosión de energía electromagnética en forma de rayos X.

Tras el ASASSN-14li, que ocurrió a una distancia de 300 millones de años luz de la Tierra, los telescopios estuvieron atentos a la zona durante varias meses y lograron captar una segundo fenómeno: grandes emisiones de ecos radiales, con una longitud dos veces más grande que la de los rayos X de la explosión.

Por qué este hallazgo es importante

Los científicos notaron que los rayos X y estas ondas de radio que aparecieron semanas después en la misma zona tenían muchas similitudes, por lo que creen que estarían relacionadas a qué hace el agujero negro con la materia que se «traga» y que queda guardada en los llamados disco de acrecimiento.

Una teoría según los expertos es que el agujero negro escupe un chorro de materia altamente energizada, que sería la que se captó dos semanas después del ASASSN-14li. Esta materia conocida como chorro relativista tiene una altísima concentración de electrones y estaría directamente relacionada con la emisión de rayos X que se da inmediatamente tras la explosión de una estrella.

Los científicos creen que esta energía en forma de eco radial y que es muy rica en electrones escapa del agujero negro, y su intensidad y cantidad depende de qué tan grande o densa es esta impresionante masa de materia que son los agujeros negros.

El chorro relativista tiene la particularidad de calentar el espacio por el que se mueve, lo que incidiría en la creación de nuevos cuerpos y galaxias, ya que para que estas puedan formarse se requieren temperaturas más bajas.

Medir el poder del chorro relativista que lanza un agujero negro permitiría calcular con qué rapidez puede crecer la galaxia en la que se encuentra y, más importante, saber cómo esta evolucionará.

Un descubrimiento astronómico importante para comprender el rol de los agujeros negros en la creación y evolución de las galaxias, y develar un poco mejor cómo funcionan estos devoradores espaciales.

vix.com / Isabel Valenzuela


Un agujero negro devora una estrella y los científicos quedan impactados con lo que detectaron a continuación