..... No significa que tengamos nada en contra de la leche de vaca ni que seamos desagradecidos, ya sabemos que nos ha ayudado a crecer y que, bajo el punto de vista de una madre, nunca hemos tomado suficiente. Pero hemos realizado una minuciosa cata y esta propuesta ya se ha colado en nuestra cocina.

¿Por qué? Porque presenta tantos beneficios para la salud y la comodidad física que no pensamos dejarla escapar.

El fuerte sabor de la leche de vaca y sus posibles daños al estómago son algunas de las razones que nos llevan a rechazar este lácteo sin darnos cuenta de las alternativas que hay para no tener que renunciar a ella. ¿Ventaja de la leche de almendras? No hace falta fusionarla con otra bebida para paliar su intenso sabor a ¿granja?

Uno de los grandes placeres de esta leche es su posibilidad de tomarla sola, sin café o infusiones. Tiene un sabor ligero y con cierto toque a nuez que la hace irresistible a los paladares más delicados.

Es una leche natural, vegetal y equilibrada por lo que responde a las necesidades nutritivas que reclama el cuerpo. Probablemente sea la versión más saludable de todos los modelos ya que no contiene ni edulcorante ni aditivos ni conservantes, pero sí una fuerte carga proteica, de vitaminas A, D, E, magnesio, zinc, potasio, omega 3, hierro y calcio.

Sí, llegados a este momento puede parecer que hablamos de una leche artificial limpia de tantos componentes que su ingesta sería como tomar agua. Nada de eso, perfectamente puede ser una sustituta de la leche de vaca y ser utilizada con los mismos objetivos.

En comparación con la leche de vaca, ésta tiene menos calorías. Incluso, menos que las tradicionales leches semidesnatadas o desnatadas. ¿Motivos? La leche de vaca contiene más colesterol que la de almendra, así que un vaso de esta leche sólo supone 70 calorías frente a las casi 90 de la leche de vaca.

Además, ayuda a controlar los niveles de colesterol bueno y reducir la cantidad de colesterol malo en la sangre. Todo este termina derivando en una mejora de la circulación sanguínea que previene las posibles enfermedades cardiovasculares.

Qué decir de sus ventajas para las personas con intolerancia a la lactosa. Aquí está la mejor carta a jugar porque está libre de lactosa.

Y, por último, es un plus para lucir un aspecto cuidado gracias a sus propiedades de grooming. Mantiene las uñas fuertes sin estrías ni manchas, da una mayor hidratación a la piel y da más brillo al pelo gracias a la vitamina B2.


esquire.es 28/07/14