Preciosa imagen de las Gemínidas de 2012 tomada en Dashanbao, centro de China (JEFF DAI /NASA)

De todas las lluvias de meteoros o estrellas fugaces, como se conocen popularmente, las Gemínidas son la segunda más importante del año. Observadas por primera vez en 1862, comienzan este domingo 7 de diciembre para concluir el 17 del mismo mes. El máximo de la actividad se podrá disfrutar la noche del 13 al 14, el próximo fin de semana.

Su fama proviene de que son una poderosa fuente de meteoros, los trazos luminosos que vemos en el cielo. Se podrán contar este añoentre 120 y 160 meteoros por hora, incluso más que las famosas Perseidas de agosto o las Leónidas de noviembre (aunque estas últimas lluvias, en ocasiones producen tormentas meteóricas). En 2011, se contaron en la lluvia de las Gemínidas 198 meteoros por hora.

El nombre de Gemínidas viene dado porque su radiante, que es el lugar del cielo donde chocan los meteoros con la atmósfera, se localiza en la constelación de Géminis. Todos los meteoros que veamos parecerán provenir de ese punto, sus trayectorias partirán de ahí. Aunque ello no quiere decir que solo los veamos en la constelación de Géminis, se podrán ver por todo el cielo, pero si hacemos retroceder sus trayectorias en el firmamento, deben coincidir con el lugar en el que se encuentra la constelación de Géminis, de lo contrario sería un meteoro que no pertenece a esta lluvia.

La noche del 13 al 14, del sábado al domingo, la constelación de Géminis comenzará a parecer por el horizonte E justo al anochecer, por lo que la lluvia se podrá observar desde el hemisferio norte y parte del hemisferio sur con gran comodidad. La constelación de Géminis o los gemelos se distingue en el cielo por contener dos estrellas brillantes no muy distantes entre ellas, denominadas Pólux y Cástor.

Pólux, un poco más brillante que Cástor, cuyo nombre significa “mucho vino”, está asociada a la prosperidad y a las fiestas con vino, es una estrella gigante naranja, la más cercana de este tipo a una distancia de 34 años luz (34 X 9,5 billones de km), 10 veces más grande que el Sol. El nombre de Cástor hace referencia al hermano mortal de los gemelos. Cástor es una estrella blanca 37 veces mayor que el Sol, pero además es un sistema complejo compuesto por 6 estrellas que giran las unas alrededor de las otras.

Sobre las 22.30 (siempre hora peninsular) comenzará a aparecer una estrella muy brillante, mucho más que Pólux y Cástor, justo por donde salió Géminis, se trata del planeta Júpiter -con un pequeño telescopio o unos potentes prismáticos, seremos capaces de ver sus cuatro principales satélites-. La Luna empezará a salir por donde apareció Júpiter, aproximadamente a las 00.40 h. Nuestro satélite estará en fase menguante, molestará algo con su luz, cosa nada buena para contemplar una lluvia de meteoros, pero hasta que la Luna haga su presencia, habremos estado observando la lluvia cerca de seis horas. Aún con Luna, se puede seguir viendo la lluvia, aunque en este caso perderemos a los meteoros más débiles al hacerse el cielo menos oscuro por la luz de nuestra Luna.

¿Qué misterioso objeto produce la lluvia?

Pero lo más curioso de esta lluvia, además de ser la segunda que más meteoros deja al cabo del año, es de dónde procede. Todos sabemos que las lluvias de meteoros las producen los restos de los cometas, que al acercarse al Sol, tienen lugar reacciones en la superficie debido a que el hielo que recubre la roca, se sublima, pasando del estado sólido al gaseoso de forma instantánea, emitiendo desde la superficie géiseres que hacen que se desprendan pequeñas rocas o trozos de hilo que van quedando flotando por el espacio, como si de una carretera de escombros se tratara.

Cuando la tierra los atraviesa en su órbita alrededor del Sol, se producen las lluvias. Hay muchos cometas y muchas lluvias de meteoros a lo largo del año.

Las Gemínidas no proceden de un cometa, o al menos ahora. Proceden de un asteroide, que son rocas en algunos casos de decenas o cientos de km, pero que no están rodeados de hielo, es el caso por ejemplo del asteroide Palas, con un diámetro de 532 km, y Vesta, con un diámetro de 530 km.

Entonces, cómo es posible que esta lluvia tenga lugar. El nombre del asteroide que produce la lluvia de la Gemínidas, es Faetón, “hijo del Sol” y precisamente este nombre porque es el asteroide que más se acerca al Sol y es cosa rara, ya que la mayoría de ellos orbitan alrededor del Sol como los planetas entre las órbitas de Marte y Júpiter y en la órbita de Plutón y más allá. No obstante hay un grupo de asteroides denominados “Apolo” que tienen sus órbitas entre la Tierra y el Sol.

Faetón tiene un diámetro medio de poco más de 5 km, fue descubierto en 1983 y tiene un período orbital alrededor del Sol de 3,3 años. Pero lo más extraño de todo, es que desde que se descubrió, nunca se ha observado en él una cola, como la que proyectan los cometas (son esas partículas, de las colas de los cometas las que ocasionan las lluvias). ¿Cómo este objeto sin cola produce las Gemínidas?

Solamente cabe una solución. Faetón tuvo que ser un cometa necesariamente, una roca rodeada de hielo, pero como su órbita es tan pequeña, ha debido de pasar miles o millones de veces por las proximidades del Sol, de forma que mientras más pasa un cometa por las cercanías de nuestra estrella, más desgaste sufre y el hielo que lo rodea desaparece. Así pues, Faetón fue un cometa, ahora completamente desgastado y sin hielo en la superficie y se ha convertido en un asteroide. En cualquier caso, su órbita es más propia de un cometa que de un asteroide, ya que la de los asteroides suelen ser casi circulares, pero la de faetón es muy achatada, pasa por la órbita de Marte, la Tierra, Venus, Mercurio y se aproxima demasiado al Sol.

La desaparición de la lluvia

Así que el que fuera un cometa, Faetón, ya no produce material que se eyecte de su superficie, por lo que la lluvia irá desapareciendo con el tiempo, ya que Faetón no aporta más partículas al espacio. En realidad, todas las lluvias de meteros deben desaparecer con el tiempo por el desgaste de su cometa y aparecer otras nuevas de nuevos cometas, pero las Gemínidas tienen todas las papeletas para ser la primera que desaparezca, aunque debe pasar mucho tiempo para ello.

Consejos para ver la lluvia

1.- Aléjese de las luces de las ciudades, busque un lugar lo más oscuro posible.
2.- Intente tener el horizonte lo más despejado de obstáculos posible.
3.- No utilice prismáticos ni telescopios, se ve a simple vista.
4.- Comience a ver la lluvia la noche del 13 al 14 nada más oscurecer.
Desde el Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata, en la sierra norte de Sevilla, se podrá contemplar la lluvia. Información escribiendo a: observatoriosdealmaden@yahoo.es

abc.es 07/12/14 / Miguel Gilarte Fernández es el Director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y Presidente de la Asociación Astronómica de España.