Este par de graciosos, asustan a los transeúntes distraídos, escondiéndose detrás de las bolsas de basura,
tocando la corneta y platillos.