Contagiado al ver como baila una mujer en la calle, un taxista decide que es tiempo de moverse un poco.
Por tanto se baja de su auto y apoya el baile que realiza esta mujer, siempre hay que demostrar alegría y no vivir amargado…