Desde que la sonda New Horizons llegó a Plutón y comenzó a enviar imágenes de aquel peculiar sistema planetario, los descubrimientos y sorpresas no han dejado de acontecer a medida que llegan nuevas informaciones. La última es de dos cráteres mellizos en la superficie de Caronte, la luna más grande. Lo curioso es que ambos, cercanos entre sí, son exactamente iguales por fuera, pero con una composición totalmente distinta por dentro. Han sido bautizados de momento como Organa y Skywalker, nada extraño dada la proximidad del estreno de la séptima entrega de Star Wars.

Skywalker y Organa



Como decíamos, lo curioso de este descubrimiento es que tanto Skywalker como Organa, visualmente iguales según las imágenes recibidas, dan medidas totalmente distintas al ser visto en alta resolución en el espectro infrarrojo.

Por un lado tenemos a Organa, desde cuyo cráter se observa que expulsa materia rica en amoniaco congelado, puesto que la longitud de onda de la medición es de 2,2 micras. De hecho, es único en su especie, ya que según todos los estudios de la zona, no se ha encontrado otro igual.

Mientras tanto, pese a que Skywalker es un cráter muy similar a Organa, sí que se parece a todos los que se han encontrado en la superficie de Caronte, y que expulsan agua corriente en forma de hielo.

¿Hay explicación científica?

Así pues, los científicos aún no son capaces de explicarse qué pasa en Organa. Ya sabían desde hace 15 años que este satélite de Plutón absorbía amoniaco, pero visto en tamaña concentración como la que se encuentra alrededor del cráter, que además, es muy similar a Skywalker, es de momento un gran misterio para ellos.

Hasta la fecha, estiman que un impacto que dio vida a este cráter pudo contener amoniaco, por lo que ahora, Organa lo está expulsando. O tal vez es más joven que otros como Skywalker, de ahí este curioso fenómeno.

Lo cierto es que Organa y Skywalker son cráteres gemelos, con 5 kilómetros de diámetro y ambos activos. Sin embargo, la región central de la manifestación geológica del primero se muestra eyectando material más oscuro que el segundo.

Dado que amoniaco es un gran anticongelante, este descubrimiento puede explicar cómo se formó esta luna, en el caso de confirmarse que en el interior del cuerpo celeste existe este material. Sin duda, un gran hallazgo que será de enorme importancia en lo referente a las increíbles informaciones que nos llegan de estos lejanos y fríos mundos.

batanga.com / Pedro González Núñez 10 noviembre 2015


Skywalker y Organa: dos cráteres mellizos de Caronte, la luna de Plutón