Parece que a Benjamin le encanta el sistema que se ha inventado su padre para mecer la cuna…