Las siete maravillas del Mundo Antiguo fueron un conjunto de obras arquitectónicas y escultóricas que los helenos, especialmente los del período helenístico, consideraban dignas de ser visitadas. A lo largo del tiempo distintos autores confeccionaron diferentes listados, pero el definitivo no se fijó hasta que el pintor neerlandés Maerten van Heemskrerck, realizó en el siglo XVI siete cuadros representando a las siete maravillas. Esas siete maravillas fueron la Gran Pirámide de Guiza, los Jardines Colgantes de Babilonia, el Templo de Artemisa en Éfeso, la Estatua de Zeus en Olimpia, el Mausoleo de Halicarnaso, el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría.


Lamentablemente, la Gran Pirámide Guiza es la única que se mantiene en pie y que, a fecha de hoy, podemos contemplar. ¿Os imagináis que pudiésemos viajar en el tiempo para ver cómo eran cada una de ellas? Pues estáis de suerte, porque os voy a conceder ese deseo. Abróchense los cinturones y… disfruten.

El Coloso de Rodas



La Gran Pirámide de Guiza



Jardines colgantes de Babilonia



Faro de Alejandría



Mausoleo de Halicarnaso



Estatua de Zeus en Olimpia



Templo de Artemisa en Éfeso



Fuente: The 7 Wonders of the Ancient World, reconstructed

historiasdelahistoria.com / Javier Sanz, 02 agosto 2019

Si se hubiesen mantenido en pie, así serían las Siete Maravillas del Mundo Antiguo