El juego era sencillo. Si metía la canasta desde el centro de la pista se llevaba 1.000 dólares.
No la metió y se llevó el dinero porque lo que hizo era mucho más difícil que encestar.
Si lo quiere volver a hacer, no le sale…